Jueves, 03 Agosto 2017 06:50

Lactancia materna: más que cuestión de supervivencia, garantía de salud

Escrito por Tomado de Granma
Múltiples beneficios tiene para el bebé alimentarse exclusivamente con leche de su mamá. Múltiples beneficios tiene para el bebé alimentarse exclusivamente con leche de su mamá. Foto: Juvenal Balán

Declaraciones del doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública (Minsap)

"Este hospital es Amigo del Niño y de la Madre". Puede que sea un mensaje que encuentre al entrar a alguno de los nueve centros de Salud de la capital que han sido recertificados con esta condición; e incluso, a aquellos que lo serán próximamente en el resto del país. Si usted lo ve, deténgase a leerlo, y sepa que ello significa, en pocas palabras, que es una institución que protege, apoya y promociona la lactancia materna; lo cual es casi decir que es un lugar que apuesta por la vida.

Al dejarse inaugurada la semana mundial dedicada a este tema en el hospital materno infantil Diez de Octubre –que desde la década del 80 ha jugado un rol fundamental entre los profesionales de la Salud para fomentar y proteger la lactancia al constituirse como centro de capacitación–, se hizo un llamado a establecer alianzas a favor de la lactancia materna entre los diversos sectores sociales. "Por el bien común y sin conflictos de interés" es la convocatoria, de modo que se entienda que esta práctica es una responsabilidad de todos.

"La leche materna es el primer alimento natural de los niños y las niñas, proporciona toda la energía y los nutrientes que necesitan durante los primeros meses de vida y sigue aportándoles al menos la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año, y hasta un tercio del segundo. Promueve el desarrollo sensorial y cognitivo, contribuyendo al desarrollo integral de la primera infancia, además de proteger al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas como la diabetes mellitus, la obesidad y la hipertensión arterial", recordó el doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento Materno Infantil del Ministerio de Salud Pública.

La lactancia materna exclusiva reduce la mortalidad por enfermedades de la infancia como la diarrea y la neumonía y favorece un pronto restablecimiento en caso de haber enfermado. Contribuye a la salud y bienestar de la madre, a espaciar los embarazos y disminuye el riesgo de cáncer mamario y ovárico. Es también una forma segura de alimentación, por tanto inocua para el medio ambiente, dijo.

Y la lista de ventajas de amamantar a los hijos podría ser casi interminable. Aun así, la lactancia materna todavía no es una prioridad en muchas de las familias cubanas; y digo familias porque si hay algo claro en este asunto, es que la lactancia materna solo se logra con apoyo y entendimiento por parte de la madre, la pareja y el resto de los miembros del hogar del papel que juega en el desarrollo de la primera infancia.

A propósito no fueron ociosas las preguntas que se hacía la representante de la Unicef en Cuba, María Machicado Terán, y que nos obligan a reflexionar sobre "¿cuáles son las dificultades que enfrentamos las mujeres, cuando amamantar debería ser natural, aceptado en cualquier espacio o ambiente? Más cuando cada día son más limitados los espacios, el tiempo, las posibilidades. Cómo naturalizamos la lactancia, cómo la vemos normal en calles, parques, plazas, que las mujeres no tengan que esconderse... cómo redistribuir las tareas domésticas, darle el valor a ese tiempo que las mujeres necesitamos para lactar a los hijos. Es una responsabilidad que va más allá del sector Salud".

Cuba cuenta con una avanzada Ley de Protección a la Madre Trabajadora, que le permite durante 18 semanas de inicio prepararse prenatalmente para la lactancia, y posteriormente posibilita hasta el 1 año de edad materializar con seguridad el amamantamiento y otros cuidados que requiere la salud de sus hijos. Además, con un Programa de Maternidad y Paternidad Responsable que desde la década del 90 contribuye a elevar la corresponsabilidad de las parejas y la familia en el cuidado de los menores, y entre esto la protección a la lactancia materna, explicó el doctor Álvarez Fumero.

Sin embargo, aún no se logra adherencia total a este alimento en los primeros meses de la vida, pues solamente un 33 por ciento de los niños cubanos se benefician de una lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses. A juicio del especialista, ello tiene mucho que ver con pautas culturales en las familias, creencias de los cuidadores y de la sociedad, que favorecen la alimentación mixta, creyendo que un lactante necesita líquidos y sólidos adicionales antes de los 6 meses porque la leche materna por sí sola no es adecuada.

Además, puntualizó, por el desconocimiento de los peligros asociados a una alimentación distinta de la lactancia materna exclusiva y de las técnicas de lactancia adecuadas por parte de la mujer, su pareja y familias. Estas creencias, insistió, pueden ser cambiadas con un mayor trabajo; fundamentalmente por los profesionales de la Salud, los espacios existentes para las familias en la comunidad y el trabajo de los medios, así como creando ambientes favorecedores que animen a las mujeres a amamantar a sus hijos en el trabajo y en lugares públicos.

Visto 2662 veces Modificado por última vez en Jueves, 03 Agosto 2017 09:39

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found