Domingo, 01 Julio 2018 07:10

Adiós a la "Cucalambeana"

Escrito por Esther De la Cruz Castillejo
Adiós a la "Cucalambeana" Foto: ReyLópez

Las Tunas.- La calma parece volver ahora a la finca El Cornito y a los diferentes espacios que en la ciudad acogieron la edición 51 de la Jornada Cucalambeana. Días estos marcados por la algarabía de los apasionados de la campiña y también por los disgustos que deja una cita mal organizada o, al menos, no todo lo orgánica que merece luego de media centuria entre los tuneros.

Esta vez estuvo dedicada, con justeza total, al punto cubano, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y también al aniversario 40 del Sistema Nacional de Casas de Cultura. Los más de 300 artistas aficionados involucrados de lleno en las actividades, lucieron con orgullo tamaña distinción.

Así fue apreciado lo mismo en el espectáculo central, 40 años en casa, de la noche del sábado, dirigido con acierto por Anais Ray, que en el Encuentro de Agrupaciones Musicales de la tarde del viernes en el patio central. Todos entregaron el alma en las presentaciones y derrocharon el talento que se cultiva lejos de salarios y presupuestos específicos.

Fueron halagüeños los criterios dados aquí por Rafael Lara, metodólogo nacional de Cultura Popular Tradicional: "Este es el evento más importante que tenemos en Cuba de estirpe campesina. Da gusto que se sigan defendiendo sus ediciones desde Las Tunas. Es parte de una cultura de la resistencia que nos trasciende y no solo es décima, también es artesanía, paisaje, literatura y mucho más".

Volvieron las invitaciones del "Catauro" a favorecer intercambios y valoraciones. Ahora con la celebración especial del aniversario 25 del Taller Espinel Cucalambé y el abrazo sincero a su fundador, Renael González.

Ese espacio acogió la entrega, como es costumbre, del premio del Concurso Cucalambé de Décima Escrita, el más importante de cuántos se hacen en el país dedicados a la espinela, y también del de glosas Canto Alrededor del Punto.

Ambos fueron ganados por el camagüeyano Domingo Peña González. El primero, por su poemario Con el gesto del bufón y el segundo, por Con tus dardos en el pecho.

Asimismo, El Cornito disfrutó durante tres días de la convocatoria 23 del Concurso Nacional de Repentismo Justo Vega. Un certamen que contó con improvisadores de Las Tunas, Ciego de Ávila, Pinar del Río, Holguín, Cienfuegos, Matanzas y Mayabeque. De este último terruño fue su ganador: Sindy Manuel Torres.

Allí vimos, junto al trabajo de consagrados en tan difícil arte, el brío de los más jovencitos. Algunos salidos de los talleres de repentismo que tanto defienden acá el necesario descubrimiento de la espinela desde los años primeros de la vida.

Volvió el Salón de Paisaje, Décima Ilustrada y Artesanía Popular al Centro Provincial de las Artes Plásticas. Yulier Lozada Santiesteban, del municipio de Jobabo, obtuvo el lauro mayor con su conjunto de obras pirograbadas en yagua, además de una mención en la modalidad de paisaje por la pieza S/T, hecha con el procedimiento de la espátula y el galardón colateral del Consejo Nacional de Casas de Cultura por la experimentación con materiales naturales y otros aciertos.

La vigencia del punto cubano y el repentismo en las nuevas generaciones fue de las temáticas más debatidas durante el evento teórico Verso y Punto, que sesionó en la casa de la música Emiliano Salvador. Ese resultó el escenario para homenajear a fieles exponentes de la cultura campesina y debatir sobre los avatares de la décima y la improvisación.

Durante sus sesiones se entregó el Premio Nacional Memoria Viva a Guillermo Castillo Ramírez, considerado un promotor cultural nato. El maestro tunero de Vedado 3, en el norteño municipio de Jesús Menéndez, compartió su experiencia de aplicar el aprendizaje de la décima oral improvisada como un recurso para hacer más efectiva la docencia.

El Consejo Nacional de Casas de Cultura otorgó allí la Beca de Investigación de la Cultura Popular Tradicional Samuel Feijóo a la máster Sahyli Alba Álvarez, de la Universidad José Martí, provincia de Sancti Spíritus, por contribuir con la memoria histórica de los coros de clave y rumba en su terruño.

Tuvimos exposiciones de las artes plásticas, memorables presentaciones de libros, valiosas conferencias, acertados espectáculos infantiles, actuaciones en el bohío de El Cornito, música del rico órgano oriental y mucho ardor de campiña. Nos visitaron, y ojalá apuesten al regreso, amigos de Alemania, México, Honduras, Italia, Panamá y República Dominicana.

Es una lástima que, en medio de todo eso, las guaguas rara vez estuvieran a tiempo para trasladar a los artistas. Muchos de ellos tuvieron que atrasar notablemente el programa previsto por tamaño desatino. También fue lamentable el camión de aseguramientos pasando en medio de alguna actividad en el patio central, deteniéndolo todo y sumamente triste la evidente poca coordinación entre responsables directos de esta o aquella tarea.

Todo no es presupuesto. Organizar un evento de envergadura, como la Jornada Cucalambeana en Las Tunas, exige atención al detalle y dedicación extrema. No basta la experiencia acumulada. Es necesario trabajar en equipo y sin descanso para no perder el rumbo de la buenaventura.

El próximo calendario estaremos celebrando nada menos que 190 años del natalicio de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo, el poeta bucólico más importante de la Cuba del siglo XIX. Desde ya las comunidades se alistan a trabajar duro para compartir lo mejor de las controversias y las guayaberas. Depende de todos que el resultado final derrame tradición, esencia y cubanía.

Visto 1296 veces Modificado por última vez en Lunes, 02 Julio 2018 09:32

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found