Viernes, 06 Abril 2018 05:27

Eusebio Leal, un hombre de Cuba

Escrito por Esther de la Cruz Castillejo

Las Tunas.- El historiador de La Habana nunca ha estado físicamente en Las Tunas. Pero ya sabemos que existen muchas maneras de llegar hasta un lugar y calar sus esencias. Eso parece hacer Eusebio Leal con cada escondrijo de Cuba, y el Balcón de Oriente no ha sido excepción.

26 Digital regala a sus lectores algunos ejemplos de tal sentir. Tuneros que han tenido la fortuna de coincidir con este hombre tan especial y lo traen ahora hasta nuestro medio.
Y no solo porque a él se dedica esta Feria, sino porque la editorial Boloña está aquí con alrededor de 12 títulos de su autoría, y nos da la posibilidad de acercarnos a su labor investigativa y cultural, esencialmente habanera, pero profundamente cubana.

I

"Cuando se trata de Leal hay que hablar de un mecenas de la cultura y la historia. Y lo digo porque siempre ha estado al tanto de los problemas culturales del país. Lo he visto en diversos escenarios y es un ser inquieto, que no deja pasar por alto nada que considere importante, y además, constituye un investigador y escritor por excelencia.

"En su obra encuentras un caudal de información extraordinaria. Es alguien muy ocupado, pero no desaprovecha un instante para transmitir La Habana".

Eso comenta Víctor Marrero, el historiador de la ciudad de Las Tunas, cuando dialoga sobre su colega, al que considera merecedor de todas las condecoraciones recibidas y de muchas más, y que también, aseveró, apoya el trabajo que se hace en este territorio.

"Él nunca ha estado en Las Tunas aunque ha pasado por aquí y ha prometido la visita. Dice que tiene que cruzar el río Jobabo y rendir homenaje al mayor general Vicente García. Las veces que hemos conversado siempre me ha hablado muy bien del León de Santa Rita y de la provincia. No es un hombre prejuiciado con la historiografía.

"Tuvo la visión necesaria para salvar a toda costa el patrimonio de García. Por ejemplo, cuando Las Tunas no compró el archivo de Juan Andrés Cué, acucioso investigador de la obra vicentista y que murió en Santiago de Cuba, Eusebio lo hizo. Allí, donde él trabaja, en La Habana, está al servicio de todo el que quiere consultarlo. Y hay mucha documentación valiosa entre esos papeles, salvados del olvido, gracias a él.

"Ojalá tuviéramos los recursos para hacer todo lo que él desarrolla desde su oficina. También ciudades como Camagüey y Santiago de Cuba están impulsando una labor importante en la conservación. Han logrado un presupuesto estatal destinado a eso. Aquí no lo tenemos, hacemos lo que se puede. Para los historiadores de ciudades él es un paradigma".

II

Ileana Bascomb, directora de Patrimonio en la provincia, tiene una envidiable colección de libros, así lo asegura. Y también confirma que buena parte de esos materiales están en su poder gracias a Eusebio Leal.

Y es que, aunque Las Tunas no se incluye entre las ciudades patrimoniales cubanas y por tanto, no recibe de manera directa la luz de la Oficina del Historiador de La Habana, sí es tocada por la delicadeza de este hombre, profundamente martiano y cespedista.

Todos los meses llega hasta la institución de la calle Francisco Varona, en esta ciudad, un sobre sellado. Contiene revistas, textos recientes y publicaciones diversas. Trae además, una carta compartiendo algún que otro elemento, siempre firmada de puño y letra por el historiador.

"Hace lo mismo con todos los directores de Patrimonio del país y dedica algún momento de nuestros encuentros nacionales para compartir con nosotros, hablarnos de temas interesantes aunque sea apenas una hora al año. Siempre salimos con la sensación de que hay mucho por hacer".

III

Margarita García ahora está jubilada. Sin embargo, a través del teléfono esta apasionada investigadora de temas históricos compartió algunos de los recuerdos de sus diálogos con Leal.
"Es cierto que nunca pudo venir a los encuentros de historiadores que organizábamos, pero también es verdad que nunca nos faltó una llamada, una atención. Todavía conservo la tarjeta pequeña escrita por él en la parte de atrás con una explicación. Nos ha respaldado de manera incondicional.

"Recuerdo, especialmente, todo el proceso previo a la inauguración de la casa natal de Vicente García como Memorial. La apertura fue en 1987, mas ese local pertenecía a Comercio y pasó un tiempo considerable y varios procesos hasta convertirlo en lo que es hoy.

"El apoyo de Eusebio resultó constante en todo ese andar, y también decisivo el que nos dio cuando decidimos traer hasta Las Tunas los restos de Brígida Zaldívar, que estaban en el cementerio de Colón, porque ella murió en La Habana. Siempre nos entendió y ayudó, siente un profundo respeto por lo que se hace en defensa de la historia.

"Cada vez que hablábamos con él lo preguntaba todo, conoce profundamente nuestra historia local y sabe detalles, incluso, poco conocidos con un nivel de meticulosidad enorme. Preguntaba lo mismo por San Miguel del Rompe que por el Río Jobabo. Es una persona excepcional.

Visto 2011 veces Modificado por última vez en Viernes, 06 Abril 2018 10:00

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found