Domingo, 08 Julio 2018 19:59

Fue sepultado en Las Tunas el periodista Enrique José Villegas Arias

Escrito por Redacción de Ecotunero
Fue sepultado en Las Tunas el periodista Enrique José Villegas Arias Foto: Angeluis.

Las Tunas.- "Estamos de luto", inicia la nota que publica el Ejecutivo Provincial de la Upec en Las Tunas por el fallecimiento este domingo del consagrado periodista Enrique José Villegas, jubilado de la emisora provincial Radio Victoria con una amplia trayectoria profesional y revolucionaria.

El Ville, como le decían sus colegas, cumplió ayer 7 de julio sus 70 años, y murió tras enfrentarse por meses a varios padecimientos que deterioraron su salud y le provocaron una falla cardíaca.

Sus restos están tendidos en la funeraria La Nueva de la capital tunera, y su ataúd está cubierto por la bandera cubana, que honra a los combatientes de la Revolución. El sepelio será a las 9:00 de la mañana del lunes.

Enrique José Villegas inició su vida profesional desde la etapa estudiantil, cuando en 1968 laboró junto a Antonio Moltó Martorell en el canal Tele Rebelde desde Santiago de Cuba, al dirigir el programa Ofensiva en la Producción.

Concluyó la carrera de Periodismo en 1973, se incorporó a la agencia Prensa Latina, en su sede central de La Habana, para cumplir el Servicio Social. En la capital laboró varios años y luego se trasladó a Las Tunas.

En la emisora Radio Victoria contribuyó a la formación de más de una generación de periodistas, y recibió disímiles reconocimientos por su destacada labor como radialista.

Sus colegas Miguel Díaz Nápoles y Yenima Díaz Velázquez escribieron sobre él:

Personajes de mi gremio: El Perro

Por Miguel Díaz Nápoles

No sé a ciencia cierta el porqué Enrique José Villegas se autonombra El Perro. Ni lo sé, ni quiero preguntárselo para saldar mi duda. Prefiero mantener mi idea vaga sobre eso, porque a fin de cuentas El Ville, como le decimos algunos amigos y colegas, es una de las mejores personas que he conocido en mis años por este convulso mundo.

Recuerdo cuando yo trabajaba en el diario 26, en la calle Colón 157, justamente donde se encuentra hoy la emisora provincial Radio Victoria, que para aquel entonces (años 80 del pasado siglo), estaba en la calle Francisco Varona, frente a la emblemática Plaza Martiana.

En el Periódico teníamos un comedor donde se vendían suculentas meriendas, y El Perro y sus colegas, que no tenían la posibilidad en su emisora, todos los días llegaban hasta 26 para saciar sus ansias de comer, y entonces él, gordo, comilón y paradigmático, se paraba en la puerta de la cafetería y decía: "¡Llegamos a la abundancia!". Y engullía de todo lo que había, que no era poco, incluida una decena de bolas de helado de chocolate.

Ese es el primer recuerdo que tengo de El Perro, o El Ville, aunque por supuesto, con la certeza de que era uno de los mejores reporteros de Radio Victoria, siempre con el criterio en el disparador, para analizar cualquier problema que afectara al pueblo, una práctica que ha cumplido rigurosamente hasta hoy, en su posición de redactor a cargo, entre otras muchas tareas, de las quejas de la población.

Ya cuando llegué de novato a la radio, en los primeros años de la década del 90, me acerqué a él y a Oscarito Herrera para evacuar mis dudas, darles mis textos para que los corrigieran y pedirles consejos constantemente con el objetivo de adentrarme en tierra firme en el fascinante y difícil mundo de este medio de comunicación masiva, que te atrapa una vez que llegas a él.

Villegas y yo siempre hemos sido amigos, aunque constantemente estamos discutiendo por problemas de trabajo, aunque me haya bloqueado de su perfil de Twitter para que no sepa nada de él en esa red social ("porque me echa palante con los jefes"); aunque esté en desacuerdo con algunos de mis planteamientos, a los que él considera absolutos, porque "yo me creo el dueño de la verdad". Y ya cuando la discusión no tiene arreglo me espeta a la cara: "Ganaste, yo no discuto con las niñas".

En materia profesional, El Perro es uno de los mejores periodistas que he conocido en mi bregar por esta profesión. Obsesivo con un tema determinado, atento siempre a lo que anda mal y afecta a la sociedad, incisivo en el manejo de las yuxtaposiciones, exquisito en la búsqueda y ubicación de las informaciones de mediana y alta intensidad para captar la atención del oyente, líder de opinión en la red social Twitter, maestro en lo que a un noticiero se refiere (él fue el creador de Impacto, "como un disparo"). Él es uno de los imprescindibles en cualquier redacción radial, porque rinde por cinco, tanto en lo profesional como en lo personal.

De ahí que sus colegas todos estuvimos en vilo cuando hace ya algunos años fue operado del corazón en La Habana, y todos nos alegramos el día de su regreso triunfal porque no ha cambiado en nada su ritmo de trabajo y en su forma de ser, y en verdad su tratamiento de por vida solo le molesta cuando ve algo de comer que él no puede ingerir por prescripción médica, y entre lastimoso y gracioso huele y dice: "Qué rico", y se aleja a toda prisa de lo prohibido.

Por ser tan quisquilloso, a cualquier hora y cualquier día (incluyendo los domingos) El Perro llama a los jefes por teléfono a su casa porque algo anda mal en la Redacción. Y entonces el clamor es generalizado entre los directivos: "¿Y Villegas no piensa jubilarse?".

Mas, en el fondo, ellos y todos sabemos que el día que eso suceda quedará un vacío muy difícil de llenar en la Redacción Informativa, porque redactores-reporteros como El Perro no abundan al doblar de la esquina, por su experiencia, conocimientos, deseos continuos de que todo salga bien, sus ansias de perfeccionamiento y, sobre todo, por su altruismo sin límites y la preocupación constante por los demás.

Pasiones en el alma de un arqueólogo tunero

Por Yenima Díaz Velázquez

El afán por descubrir lo que no se ve a los ojos de los demás y una historia familiar motivaron al periodista de la emisora provincial Radio Victoria, de Las Tunas, Enrique José Villegas Arias, a insertarse en el mundo de la arqueología, un hobby que supo combinar con el periodismo, sus dos grandes pasiones.

El 17 de septiembre se celebra el Día del Arqueólogo Cubano, por la constitución, en 1937, de la Comisión Nacional de Arqueología, más tarde Junta Nacional de Arqueología y Etnología, y es esa una razón para deleitarnos con las anécdotas y enseñanzas que transmite Villegas en cada una de sus palabras.

"La amo desde mi niñez. Yo me crié en la casa de mis tatarabuelos y bisabuelos, en Puerto Padre, y era un hogar lleno de historia sobre los cubanos. Recuerdo que mi primer encuentro con esta cuestión de la etnología eran unos cepos de esclavos, que fueron de la propiedad de mi familia en la época de la colonia.

"Aquello siempre me motivó. Y después, cuando se hicieron las calles, frente a mi casa se empezaron a encontrar muchos cartuchos de guerra, grilletes, machetes y otros objetos. Por eso fui motivándome por la arqueología. También influyó que en mi pueblo estaba el Fuerte de la Loma, lo que incentivaba la imaginación de aquel muchachito, con antecedentes de mambises en la familia".

Varios lugares de Las Tunas son testigos del paso de este hombre, aunque en ellos no se encontraran evidencias arqueológicas. Por eso anduvo de aquí para allá haciendo un rescate de los objetos que se hallaban superficialmente o que ya poseían algunos vecinos de esos sitios.

"Maniabón fue una escuela para nosotros, en el sentido de que allí descubrimos una aldea aborigen, tal y como la describieron los colonizadores. Cuando han picado caña te paras en ese lugar y la ves con nitidez. También caminé hasta La Pedrera, Cascarero, Santa María, San Manuel, el Cerro de Caisimú, Yariguá, Majibacoa y Cayo Puerco, donde encontramos un enterramiento aborigen con todo el ritual funerario. Y anduvimos por la parte sur de Jobabo, especialmente, la Laguna de Virama".

En el proceso investigativo de un arqueólogo se viven numerosas experiencias, en el descubrimiento y señalización de evidencias.

"En Los Caneyes, en la zona de Zabalo, dimos con un majador aborigen, una preciosa pieza arqueológica, que es un cono negro de piedra, utilizado por los aborígenes para majar, o sea,  triturar los granos sobre una superficie pétrea.

"También fue impactante la visita que hicimos a la llamada Callecita de los Indios, posible lugar de un llamado pueblo palafítico, que existió ahí. Eso es un rectángulo de arena de dos a tres metros de ancho por seis de largo, que se introduce en la parte de la ciénaga.

"Lamentablemente, los ciclones han modificado la topografía del terreno, pues los pobladores del lugar aseguran que durante el ciclón Flora todavía quedaban los troncos sobre los cuales se erigían las casas de esos aborígenes".

Con la pasión que sale a borbotones de su alma cuenta que "en la búsqueda de evidencias, uno pierde un poco la dimensión del tiempo y el espacio. Una vez andaba tras vestigios arqueológicos y no me di cuenta y pisé una pequeña área húmeda que pensé que era un pequeño charquito y resultó una tembladera. Cuando traté de sacar el pie me fui hasta la cintura y seguía hundiéndome. Menos mal que me acompañaba un combatiente de Guardafronteras y me pudo salvar con una soga que hizo con su cinto y la cuerda del fusil".

Ferviente amante de la arqueología, nos cuenta otras experiencias.

"En la zona de Zabalo están las ruinas del llamado Fuerte de la Zanja, un antiguo cuartel español para evitar que por la zona llegaran refuerzos para los mambises que luchaban contra España. Haciendo excavaciones, en la parte que aún no ha tapado el mar, encontré monedas de oro. También hallé un idolillo maravilloso, una joya de la arqueología tunera, hoy creo que desaparecida luego de entregarlas al Museo Municipal de Jobabo. Era un ave que venía volando y que parecía que se iba a posar en una rama, con las alas recogidas y el cuello ligeramente encorvado. Estaba hecha con el núcleo de un Strombus gigas o caracol cobo, como se le conoce".

Por ser profundo conocedor del tema, valora de triste el futuro de la arqueología en el territorio.

"Porque al fallecimiento de muchos compañeros que empezamos esta tarea en Las Tunas, no hay instituciones que asuman lo que ya hicimos y que costeábamos nosotros mismos. Sugiero que se induzca a los jóvenes en esta disciplina; pero, atendiendo a que la actividad se haga con personal capacitado para que no se vaya a destruir lo mucho o poco que queda de estos sitios arqueológicos de la provincia".

En el Día del Arqueólogo Cubano recuerdo que Villegas Arias supo combinar el periodismo con la arqueología y que es merecedor del reconocimiento de los tuneros por ser uno de los principales donantes de evidencias aborígenes y de la colonia al museo provincial Vicente García González.

Visto 2828 veces Modificado por última vez en Martes, 10 Julio 2018 08:29

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - Juan Clemente Aguilera Carbonell

    Ha muerto un gran amigo, un gran hombre y un excelente periodista, sera siempre de los imprescidibles en el periodismo tunero, que le llegue a su familia mis condolencias y que ese amigo de secundaria que fue siempre un "gordito" chevere y talentoso, descanse en paz. Siempre lo recordare por su buen humor y su talento. Se te quiere amigo "Perro". Tu amigo de siempre, Johnny Aguilera Carbonell.

    Like 0 Short URL:
  • Invitado - Victor

    Un gran amigo siempre nos llevamos bien y con mucho carino vaya los familiares mi mas sentido pesame

    Like 0 Short URL: