Viernes, 29 Diciembre 2017 06:13

Notas de fin de año

Escrito por Juan Morales Agüero

Las Tunas.- Me han encargado una crónica por este fin de año. "Que sea algo distinto", pidieron. Y yo repito y repito para mis adentros: "Así que algo distinto... Pero, ¿como qué?" Y heme aquí, angustiado ante el apremio de la cuartilla en blanco, mientras aguardo porque alguna musa dadivosa se apiade y me proponga un buen tema.

lechonnnQué deliciaA ver, a ver... Quizás podría evocar el lechón asado, típico del 31 de diciembre. ¡Ah, qué delicia! Estoy por conocer al cubano que no claudique ante el aroma de un marrano a punto de bajarse de la vara. Y si es el pellejo crujiente y grasoso... Bueno, ¡por favor!

Pero no. Mejor escribo sobre lo que entraña desprender la última hoja del almanaque. "El final es solo el comienzo", dijo alguien. Sí, es un magnífico pretexto para reflexionar y sondear derroteros inéditos en esta variopinta vida por la que andamos de tránsito.

¿Y si echo un parrafito de lo bueno y lo malo que protagonizamos en los últimos 12 meses? Una de cal y otra de arena. Resultaría ese un ejercicio para encomiar los aciertos, aprender de los deslices y entrever las acechanzas antes de que se nos vengan encima. No es mío: "Quien olvida su pasado está condenado a repetirlo".

Un buen tema sería conjeturar acerca de lo que nos espera en el 2018. Los cubanos interrogamos el porvenir sin fruncir el entrecejo. Si somos los actores de la actualidad, ¿quiénes mejor que nosotros para modelarnos el porvenir? Hay que labrar un presente de excelencia para blasonar de un bonito pasado en el futuro.

Los hijos... ¡Pues claro! Anhelamos para ellos una época que parezca un gigantesco mural, donde cada pincelada resulte metáfora para mejorar su entorno y mejorarse ellos mismos. Lo aseguró Paulo Coelho: "Las personas cambian cuando se dan cuenta del potencial que tienen para cambiar las cosas".

¿Y un año que debute sin conflictos bélicos? Hacer el amor y no la guerra, como pedía Lennon. ¡Cuánta miseria se atenuaría en el Planeta con lo que se (mal) gasta hoy en misiles y cañones! Tenía toda la razón Bob Marley: "Las guerras seguirán mientras el color de la piel continúa siendo más importante que el de los ojos".

Podría hablar de la felicidad. Es posible conseguirla, cómo no. Y del fantástico efecto que produce una sonrisa en estos tiempos de estrés y ofuscación. Y de lo que representaría encontrar cuanto antes los valores extraviados. Y de la premura porque lo espiritual vuelva a primar sobre lo material. Y de esto o de aquello...

Pero las musas no se dan por enteradas y el tiempo apremia. "La inspiración tiene mucho de transpiración", me recuerda Hemingway. Lo he intentado, aunque sin resultados. Entonces libero a mis neuronas del esfuerzo, respiro profundo y entrego estas notas escritas al vuelo. Si no logran transmitir "algo distinto", por lo menos llevan un mensaje de concordia para todos mis compatriotas.

Visto 4559 veces Modificado por última vez en Viernes, 29 Diciembre 2017 09:21

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found