Miércoles, 05 Julio 2017 04:39

LasTunas: un paseo por nuestras playas

Escrito por Juan Morales Agüero

Las Tunas.- El verano es la etapa del año donde el placer y el divertimento remontan vuelo. Disfrutar de sus placeres se convierte en una tentación de la que pocas personas consiguen sustraerse. Entre las opciones de mayor recurrencia y simpatía figura un saltito hasta la playa. ¡Ah!, qué reconfortante para el cuerpo y el espíritu resulta tumbarse en la arena y darse luego un buen chapuzón entre las olas.

La moda de tomar baños de mar como opción recreativa data del año 1780. Sus iniciadores fueron los aristócratas del sur de Inglaterra, quienes acudían a las playas utilizando el recién inaugurado ferrocarril. Otro de los motivos por los que esa actividad se hizo popular fueron las virtudes terapéuticas asociadas a ella desde la antigüedad.
En el siglo XIX los médicos recuperaron esta sabiduría ancestral a favor de sus pacientes, a quienes recomendaban mojarse en esas aguas para prevenir y curar numerosas afecciones. Dicha cualidad fue aprovechada por las damas de clase para mostrar su elegancia y buen gusto en las playas, con trajes de baño que han persistido hasta nuestros días en grabados de época.
El litoral tunero dispone de 36 playas, 34 en la costa norte y dos en la sur. Puerto Padre clasifica como el territorio más afortunado de todos. Lo puede atestiguar su popular balneario: La Llanita, donde acuden en masa no solo los residentes en la bien llamada Villa Azul de los Molinos. Muchas personas de los municipios de Jesús Menéndez y Las Tunas también la visitan en el período estival.
playas-litoralnorteVan en medios de transporte, privados o públicos: automóviles, motocicletas, ómnibus, camiones... Buena parte de esa afluencia ocurre los fines de semana. Pero otros lo hacen cualquier día y hasta levantan casas de campaña donde gusten. La Llanita, con sus extensiones de La Boca y El Socucho, es un regalo de aguas transparentes que la naturaleza le hizo a esa franja costera, a la que las lanchas que transportan a los vacacionistas le confieren un toque de singular colorido.
Por cierto, a quienes gustan de las curiosidades, el litoral de la Villa Azul de los Molinos también les reserva insólitas sorpresas: ¡un pocito de agua dulce dentro del mar! Según cuentan los lugareños, a finales del siglo XIX los pastores de la comarca notaron con asombro cómo las cabras de sus rebaños aplacaban la sed dentro de la inmensa sabana de agua salobre. Revisaron bien y se percataron de algo: el instinto de sus animales los había llevado a descubrir un manantial que nacía en la orilla y llegaba hasta el lecho de la playa. El sitio fue protegido por un brocal, al estilo de los pozos artesanales. Luego se le añadió un molino, símbolo de la ciudad.
Un suceso poco común fue la captura de un ballenato en la propia costa villazulina. El hecho ocurrió el 9 de diciembre de 1980. Ese día, dos jóvenes paseaban en bicicleta cerca de El Socucho cuando divisaron sobre los arrecifes algo que, inicialmente, les pareció una embarcación abandonada. Caminaron hasta el lugar y casi enmudecieron de la sorpresa: se trataba de un ballenato de unos ocho metros de largo, que había "atracado" en la zona con dos heridas de arpón en su cuerpo. Los muchachos dieron cuenta a las autoridades del hallazgo. Como prueba del suceso, el esqueleto se exhibe en el Museo de Ciencias Naturales de Puerto Padre.
El municipio de Manatí también cuenta en su aval con tradiciones playeras. Un paraje virgen y celestial de Sol, arena y mar es Chapaleta, en la orilla sur de su bahía. Por razones de proximidad geográfica y de posibilidades de transporte, son los habitantes del Puerto de Manatí quienes con mayor frecuencia enfilan las proas de sus botes hasta tales inmediaciones, pues para llegar hasta allá se precisa de barcos que crucen el canal. Los manatienses mediterráneos envidian ese privilegio. Es que Chapaleta resulta un encanto natural. No hay un visitante que se resista a admirarla y quererla.
El litoral manatiense archiva también un suceso relacionado con grandes animales marinos: la captura en la zona de Palancón de un tiburón ballena de ¡nueve mil 590 libras! Fue el 19 de abril de 1982 cuando unos pescadores encontraron al ejemplar enredado en sus mallas, a 20 pies de profundidad. Lo ataron bien y lo remolcaron hasta el poblado de El Puerto. Se aferraba tanto a la vida que hubo que realizarle ocho disparos de bala para remitirlo al otro mundo. Las mediciones certificaron que tenía 11 metros de largo. La noticia de la captura de aquel gigante devino suceso mediático y cultural. Sí, a los pocos días un músico compuso una guaracha que se convirtió en éxito, interpretada por el grupo Los Caribeños.
En la propia costa manatiense figura la concurrida playa de Los Pinos, donde en la actualidad funciona una base de Campismo Popular para deleite colectivo. Esa instalación se encuentra a poco más de 10 kilómetros de Manatí. Dispone de cabañas para quienes la elijan como destino vacacional, con un amplio surtido de opciones características de este tipo de centros, como sala de juegos, televisión, salón de baile y servicios gastronómicos. Desde la orilla se puede asistir a un fenómeno singular: una estela de espumas de varios kilómetros provocada por el rompimiento de las olas contra la barrera de coral. Los visitantes suelen quedar admirados por el espectáculo.
Otro segmento de costa de gran demanda por los veraneantes en estos meses de calor y asueto masivos es Punta Corella, en el litoral de "Jesús Menéndez". Se trata de un sitio habilitado para que los campistas la pasen de maravillas junto a sus familias. Dispone de confortables cabañas y de propuestas múltiples como salas de juego, cafetería, pista de baile, televisión, video... Una estancia en Punta Corella es una excelente oportunidad para el esparcimiento.
Las playas son también pasarelas para que todos muestren sus indumentarias de ocasión o se tumben en la arena a tostarse la piel. En efecto, los trajes de baño, tanto femeninos como masculinos, son diversos, y van desde las trusas de una sola pieza, los bikinis y los hilos dentales de ellas, hasta los shores multicolores de los varones. Abundan las sombrillas, las pelotas, los salvavidas, las cremas y hasta alguna que otra bicicleta acuática para pedalear en pareja.

Visto 3166 veces Modificado por última vez en Miércoles, 05 Julio 2017 10:48

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • Invitado - Esmaykel

    Algo que siempre he notado de este sitio es la ausencia de imágenes en los artículos. La mayoría de ellos solo tienen la imagen de cabecera y sólo unos pocos añaden una o dos imágenes más. En este caso, este tipo de artículos gana mucho con las instantáneas. Es una recomendación. Desconozco de si la tecnología y el espacio disponible lo permiten.

    Like 0 Short URL: