Viernes, 16 Junio 2017 07:53

¿A quién escucha Donald Trump sobre Cuba?

Escrito por Tomado de Granma

Según una encuesta reciente del Pew Research Center, 75 % de los estadounidenses apoya el acercamiento entre La Habana y Washington. El grupo Morning Consult, por su parte, señala que seis de cada diez republicanos, el partido del presidente Donald Trump, apoya los nexos normales entre ambos países

A medida que salen a la luz nuevos elementos de las medidas sobre Cuba que anunciará este viernes en Miami el presidente Donald Trump, surge la pregunta de a quién ha estado escuchando el mandatario para definir el futuro de las relaciones con un país a solo 90 millas de sus costas.

Varios medios de prensa estadounidenses, incluido Político y el Miami Herald, filtraron este jueves que Trump restringiría las categorías por las que los estadounidenses tienen permitido visitar Cuba con licencia general –sin necesitar un permiso específico del Departamento del Tesoro– e impondría revisiones oficiales para determinar si los viajeros se ajustaron al objetivo declarado, con el riesgo de ser sancionados.

Si bien los ciudadanos norteamericanos todavía tienen prohibido hacer turismo en Cuba, la ampliación de las categorías aplicada por la administración de Barack Obama permitió que se dispararan los viajes a la Isla.

Más de 284 000 estadounidenses visitaron Cuba durante el 2016, para un crecimiento del 74 % en relación con el año anterior, según cifras oficiales. La tendencia al crecimiento se mantuvo en el 2017 y ya para el mes de mayo pasado habían arribado a nuestro país tantos viajeros norteamericanos como en el 2016.

Jonathan Leonard, un abogado de Atlanta que visita Cuba por primera vez, asegura a Granma que no le fue muy difícil obtener los permisos necesarios para el viaje.

Sin embargo, no está de acuerdo con el tratamiento diferenciado. «No entiendo por qué debo obtener una licencia para viajar a Cuba, cuando no es necesario para otros países, incluso aquellos que tienen sociedades distintas a Estados Unidos», señaló.

En el congreso de Estados Unidos está en marcha un proyecto de ley que removería todas las restricciones, pero todavía le resta un difícil camino para convertirse en ley.

«Sería muy desafortunado que se hiciera más difícil viajar a Cuba», refiere a este diario un joven estadounidense que se cita como John Doe, pues pidió mantener su nombre real en anonimato.

«Entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos ha habido problemas, pero no existe enemistad entre nuestros pueblos», añade Doe, quien asegura sentirse a gusto en la Isla. «He viajado a muchos lugares del mundo y nunca había podido caminar por los barrios con la seguridad que lo hago aquí».

El presidente de la agencia de Viajes Educacionales a Cuba, Collin Laverty, tiene más de cinco años de experiencia organizando intercambios entre los dos países. Tuvo que obtener dos licencias específicas de la administración de Obama para poder llevar a cabo su trabajo antes de los anuncios del 17 de diciembre del 2014, que marcaron un punto de inflexión en las relaciones de los dos países.

A partir de entonces, refiere Laverty, las cosas se hicieron mucho más sencillas. «El interés por Cuba se disparó y los estadounidenses dejaron en cierta medida de preocuparse por la legalidad de sus viajes».

«Con más regulaciones será muy difícil mejorar la experiencia de los viajeros», se lamenta Laverty respecto a las filtraciones de las nuevas regulaciones de Trump.

De acuerdo con los medios estadounidenses, los viajes educacionales o para el llamado contacto «pueblo a pueblo» volverán a requerir el patrocinio de una organización, que deberá manejar el itinerario y enviar a un representante con los viajeros, algo que había eliminado Obama.

Estados Unidos mantendría, no obstante, las relaciones diplomáticas restablecidas en el 2015 y su embajada en La Habana. Tampoco serían afectados los viajes familiares y las remesas que envían los cubanos residentes en ese país.

Las medidas de Trump limitarían, por otro lado, las posibilidades de negocios de los estadounidenses con ciertas empresas públicas cubanas, donde labora la mayor parte de la fuerza de trabajo del país y que produce bienes y servicios de mayor valor agregado que el sector cuentapropista.

Dependiendo del alcance de la regulación, los viajeros incluso tendrían que llevar registro de los restaurantes, hoteles y negocios visitados, al tiempo que evitan aquellos pertenecientes a entidades sancionadas por Estados Unidos.

LAS MENTES DETRÁS DE LAS MEDIDAS

De acuerdo con la información filtrada por la prensa estadounidense, la inmensa mayoría de las agencias gubernamentales recomendaron al presidente mantener el curso de las relaciones con La Habana tras llevar a cabo la revisión de la política ordenada por Trump.

El giro de timón provendría entonces de la influencia de unos pocos legisladores de origen cubano que han utilizado artimañas políticas y chantajes para secuestrar la política hacia Cuba y llevarla en una dirección contraria a la de la mayoría de los estadounidenses, 75 % de los cuales apoya el acercamiento, según una encuesta del Pew Research Center.

El sitio web Político reveló este jueves que el senador por la Florida Marco Rubio ayudó a elaborar los cambios propuestos por Trump, con aportes del representante por Miami, Mario Díaz-Balart.

Rubio le habría dicho en mayo a Trump que, para lograr un retroceso en las políticas aprobadas por Obama, tendría que obviar a las instituciones de su país y a los funcionarios con experiencia en los departamentos del Tesoro y Comercio, pues estos serían reacios a regresar a la situación anterior.

La clave de la influencia de los legisladores republicanos radicaría en el uso de sus puestos en el Congreso para influir en las decisiones del presidente. Díaz-Balart habría negociado su voto en la Cámara baja para repeler el llamado Obamacare –una de las promesas de campaña de Trump– a cambio de que el mandatario revirtiera los cambios de Obama.

Por su parte, Rubio habría utilizado su cercanía a Trump y los encuentros personales para «asesorarlo» sobre Cuba, un país que no ha visitado jamás. Además, el senador cubanoamericano se vale de su asiento en el Comité de Inteligencia del Senado, que investiga las acciones de la campaña republicana, para ganar favores con Trump.

En otra muestra de los círculos que rodean al presidente, para el discurso de este viernes en Miami se escogió un lugar simbólico de la ultraderecha terrorista de Miami, el teatro Manuel Artime.

Traidor de las fuerzas rebeldes que pelearon en la Sierra Maestra, Artime fue el líder civil de la brigada mercenaria 2506 durante la invasión por Playa Girón. Después, bajo órdenes de la CIA, participó en varios actos de sabotajes en la llamada Operación Mangosta.

El propio presidente ha mencionado el apoyo de la comunidad cubana en su importante victoria en el estado de la Florida y el respaldo del grupo de mercenarios que lo recibió en Miami cuando era candidato a las elecciones del 2016.

Sin embargo, los análisis del Pew Research Center muestran que, a pesar de que más cubanos votaron por Trump que cualquier otra comunidad latina, su tendencia a cambiar del partido rojo al azul se mantuvo en estas elecciones. Además, el voto cubano solo representa actualmente el 31 % de los latinos de la Florida y una parte mucho menor del padrón electoral.

En cualquier caso, la elección del sitio evidencia que Trump pretende complacer a un grupo que ni siquiera es mayoritario dentro de la comunidad cubana en esa ciudad, que de acuerdo a las más recientes encuestas apoya un acercamiento entre La Habana y Washington.

Según un reporte de USA Today, varias organizaciones de jóvenes cubanoamericanos tienen planificado protestar a las afueras del teatro si se confirma el camino de los anuncios.

Contrario al limitado apoyo de las posiciones de Rubio, Díaz-Balart y la ultraderecha de Miami, durante las últimas semanas se ha desatado una inédita avalancha de pronunciamientos y llamados a mantener el curso de la política hacia

Cuba por parte de altos militares retirados, más de 40 empresas vinculadas al negocio de los viajes, dirigentes de gigantes como Google y Marriot, congresistas de ambos partidos, organizaciones de la comunidad cubana, los principales medios de prensa estadounidenses, líderes políticos y sociales de todo el espectro e incluso varias entidades civiles desde la Isla.

«Se ha construido una coalición bien amplia», opina el presidente de la agencia de Viajes Educacionales a Cuba.
Pero Trump parece haber preferido escuchar únicamente a dos legisladores con intereses particulares y oscuros en el tema Cuba.

«Gente que no sabe nada y que nunca ha estado en Cuba está dirigiendo esta política», asegura Laverty. «La parte triste es que no se trata de política exterior, ni de la realidad en Cuba, sino de dos legisladores estadounidenses vendiendo sus votos».

Las medidas anunciadas y el simbolismo del lugar escogido, señalan que la Casa Blanca se dispone a un regreso de la Guerra Fría, precisamente la etapa que ambos países acordaron dejar atrás el 17 de diciembre del 2014.

Sea cual sea el camino final que emprenda la actual administración, Laverty cree que esta puede ser también una nueva oportunidad de «concentrarse en el Congreso y en levantar el bloqueo por completo».

Visto 263 veces

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found