Domingo, 28 Enero 2018 10:26

Despertó el Balcón, repartiendo leña (+storify y audio)

Escrito por Esther de la Cruz Castillejo
Despertó el Balcón, repartiendo leña (+storify y audio) Fotos: Rey López.

Las Tunas.- Mientras las gradas del "Mella" hervían y los Azules de la capital veían truncos sus sueños de campeonato, también convulsionaban los hogares y las esquinas de toda la provincia. La historia volvió a repetirse aquí frente a los Alazanes.

El equipo de 26 salió entonces a las calles, vestido de verde y rojo, para, además de cumplir con el siempre exigente desafío de mantenerlo a usted informado, recoger alguna anécdota, de entre las miles que hoy adornan nuestro imaginario.
pelota-lastunas-aficionadosLas hay desmedidamente picantes, imposibles de traspasar los límites que impone el rigor editorial. Otras tienen el sabor del imprevisto y hasta las lágrimas de generaciones de fanáticos que, ahora mismo, no saben qué hacer ante tanto ardor acumulado.
Son célebres ya, los 100 mensajes al celular de Albertico, el vecino terco que sí, es industrialista. El mismo que después del juego siete no se decidía por cuál esquina volver a casa, porque al calor del momento (vaya, solo en un instante de extrema debilidad), se lanzó al terreno dando vivas a los de Pablo Civil.
Y fíjese si la pasión ha sido inmensa que monseñor Emilio Aranguren, obispo de Holguín, la diócesis que comprende además al territorio civil de Las Tunas, llegó hasta el estadio para apoyar a los Leñadores, en el juego del domingo último. Me cuentan que antes de esa fecha, en la jornada que puso fin a las pretensiones azules, repicaron las campanas de la parroquia de San Gerónimo, muestra de júbilo y alegría que, aseguran, van a repetir los fieles católicos cuando seamos campeones.
Mi vecina, antideportiva furibunda, despierta cada mañana y, con la puerta a medio abrir y restos de sueño en los ojos, pregunta: "¿Ganamos anoche?", como si en eso le fuera el buen sabor del día. Amigos de provincias lejanas se han reencontrado entre llamadas telefónicas de madrugadas y abrazos apretados: "Felicidades hermano, este año me tienen ustedes sin dormir".
Cierta tunera, cuyo nombre exigió mantener en el más estricto anonimato, caminó dos cuadras en plena noche para pedir una vela y un rezo por los Leñadores. Y no, ella no conoce a nadie del equipo y, ¡Dios la libre de eso de las apuestas!, pero qué más da: se lo merecen.
Si todavía quedan dudas de que el asunto ha sido cosa seria, basta rebuscar las imágenes del estadio abarrotado en la noche del pasado sábado. Después de un día entero de lloviznas, los parciales de Las Tunas y Granma se mantuvieron en las gradas, desde las 10:00 am, cuando se abrieron las puertas del "Mella", hasta pasada la medianoche, ¡con el mismo ímpetu del que acaba de llegar!
¿Y las comparsas? Allí está La Jardinera, con el febril Pedro Periche de líder, haciendo historia. Y también la "Zabala", que acompañó los dos últimos juegos contra los Azules y salió después a las calles, por toda la ciudad, para sellar la victoria.
Los vecinos del "Mella" despidieron a Industriales aquella última fecha barriendo las aceras y echando agua, mientras las derrotadas huestes de Víctor Mesa pasaban, cabizbajas, pensativas y meditabundas.
Las peñas deportivas han gozado de lo lindo, entre iniciativas y sustos. Un ataúd de añil paseó el graderío derecho, la ola fue más vistosa que nunca y los alrededores del Cuartel General local tuvieron opciones para grandes y chicos. Hasta Cándido Fabré, el santiaguero hijo de Sixta, canta a los nuestros. Lo confirmó en vivo a Radio Victoria: "Ganen o pierdan, la fiesta en Las Tunas la voy a poner yo".

Visto 876 veces Modificado por última vez en Domingo, 28 Enero 2018 11:20

Escriba su comentario

Post comentado como Invitado

0
  • No comments found